Tratamiento de aguas residuales - Un paso fundamental para el desarrollo sostenible

En Ecuador aproximadamente se trata el 12% de las aguas residuales domésticas. Eso quiere decir que el 88% que no se trata, se canaliza directo a quebradas y ríos.

Según SENAGUA, los ríos en el país bajo la cota de los 2800 msnm tienen índices de contaminación muy altos y su agua no es apta para el consumo humano.

La mayoría de aguas residuales no reciben ningún tratamiento, lo cual causa una problemática social, económica y ambiental. El origen del problema es la concentración de la población en las ciudades. 

El agua es transportada por medio de tuberías, al momento de llegar a la ciudad es consumida para descargas de inodoros, aguas negras.  Al mezclarse con jabones pasan a ser aguas grises. Después de su uso es descargada de forma directa a los ríos y en el caso de aguas servidas industriales contaminan todos los afluentes hasta llegar al mar.

En el país, todas las aguas servidas deben ser tratadas por ley, lo confirma el Texto Unificado de Legislación Ambiental TULAS, donde se especifican los parámetros de descarga para DBO (demanda biológica de oxígeno), DQO (demanda química de oxígeno), SST (Sólidos suspendidos totales), entre otros parámetros.

La normativa es de conocimiento general para municipios y autoridades respectivas, pero el verdadero problema se basa en que la mayoría de ciudades del país no cuenta con Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales, ni alcantarillados de aguas servidas o de lluvia.

Las descargas directas de aguas servidas a las quebradas, causan grandes impactos ambientales, ecológicos y sociales.

Actualmente la calidad del agua en Ecuador se encuentra bajo amenaza por la contaminación que recibirá los ríos con los proyectos de minería a cielo abierto. Cabe mencionar que la contaminación que genera la industria minera a los cauces de agua es la más peligrosa y persistente, pues entre los principales contaminantes se encuentran sedimentos y metales pesados.

Es importante reconocer que un debido tratamiento de agua residual es fundamental para un desarrollo local sostenible.

Por aguas residuales se entiende a la acción y efecto en la que el hombre introduce materias contaminantes, formas de energía o inducir condiciones en el agua de manera directa o indirecta. Estas aguas provienen del sistema de abastecimiento de agua de una población, después de haber sido modificadas para diversos usos domésticos, industriales y comunitarios. El tratamiento de estas aguas pretende eliminar los contaminantes hasta alcanzar los valores máximos permisibles de acuerdo a la normativa actual vigente.

La diversidad de contaminantes y la forma de tratarlos es muy amplia, por lo que las técnicas que se utilizan en estos procesos son diversas. Clasificándose según su operación en: convencionales y alternativas. 

La gestión de los recursos hídricos es un problema complejo debido a que intervienen factores naturales, socio-políticos, económicos y culturales.

Las políticas han seguido un modelo de crecimiento económico basado en una continua extracción de recursos naturales, esto debido a que los consideran inagotables y por suponer que el entorno natural (suelo, agua y bosque) tiene la capacidad de asimilar cualquier tipo de contaminación. Esto ha dado como resultado la pérdida y degradación de los cuerpos de agua, ocasionando  el deterioro de la calidad del agua con impactos a la salud y el ambiente, mismos que pueden agravarse ante los escenarios del calentamiento global.

Otra problemática que hay que enfrentar es la creciente demanda de agua para satisfacer las necesidades de la población, incluyendo el abasto de agua potable, así como las necesidades agrícolas y medioambientales.

El tratamiento de aguas residuales es necesario para la conservación y preservación del recurso. Se conoce gracias al Banco Mundial que más de 300 millones de habitantes  en Latinoamérica producen 225.000 toneladas de residuos sólidos cada día. 

Sin embargo, apenas el 5% de las aguas de alcantarillado reciben tratamiento. Con la ausencia de tratamiento, las aguas negras, son vertidas en aguas superficiales, generando riesgo en la salud humana y el ambiente.

En Sanitron ofrecemos asesoría desde el diseño de un sistema de tratamiento específico para sectores: Industrial, comercial y doméstico, hasta su mantenimiento. Con el objetivo de mejorar y optimizar los procesos para obtener agua de calidad y cumplir con la normativa actual vigente.

  • Autor:

¿Necesitas asesoría? – Nuestros Ingenieros especializados están listos para ayudarte

Contáctanos ahora

Posts relacionados

  • En Ecuador aproximadamente se trata el 12% de las aguas residuales domésticas. Eso quiere decir que el 88% que no se trata, se...

    Leer más
  • Para poder entender de manera total cómo funciona un filtro multimedia y cuándo es necesario aplicar uno, es primordial conocer...

    Leer más
  • Históricamente, el avance en tecnologías para el tratamiento de aguas ha sido importante para el abastecimiento de agua potable...

    Leer más