Tecnología de membranas: Una solución eficaz y eficiente para el tratamiento de aguas

Históricamente, el avance en tecnologías para el tratamiento de aguas ha sido importante para el abastecimiento de agua potable, riego de cultivos y consumo humano. De hecho, como dato curioso, desde el año 300 AC, los romanos ya usaban acueductos para el transporte de agua “potable”.

La problemática causada por la escasez de agua potable en el mundo, ha generado una serie de datos estadísticos preocupantes. A continuación te exponemos algunos:

  • 884 millones de personas carecen de acceso a fuentes de agua potable.
  • 6 km de distancia promedio recorren a pie las mujeres africanas y asiáticas en busca de agua.
  • 3,6 millones de personas mueren al año a causa de enfermedades relacionadas a la ingesta de aguas contaminadas.
  • 84% de las muertes en niños de 0 a 14 años están relacionadas con la falta del recurso.

Fuente: Tabla 1: Cifras clave sobre el agua fuente: https://www.scidev.net/

La lucha por asegurar que toda la población tenga acceso al agua potable ha sido consagrada en los objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Según el Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos, lograrlo significa mejorar el abastecimiento de agua de 1.500 millones de personas.

¿Pero, será posible conseguirlo? La economía y la tecnología a menudo han aportado enfoques para proveer de agua a comunidades con deficiencia de este servicio. La solución económica pondría énfasis en la importancia de la reglamentación, las instituciones y la apertura de mercados. Mientras que la tecnología por su lado propone el diseño, eficiencia, sistemas de filtración y el uso de la nanotecnología.

¿Y qué potencial tiene la tecnología de membranas? En esencia esta tecnología se define por tratar aguas que contienen contaminantes de tamaño microscópico. Un nanómetro es la millonésima parte de un milímetro, para hacerse una idea, un solo cabello humano tiene aproximadamente 80.000 nanómetros de ancho.

Se conoce que los materiales trabajados a esta escala tienen mejores propiedades ópticas o eléctricas, un ejemplo de esto es el nano óxido de titanio, que es un catalizador eficaz y puede ser usado en el tratamiento de aguas para degradar los contaminantes orgánicos.

Las tecnologías de membranas como: ósmosis inversa, nanofiltración, ultrafiltración e incluso microfiltración ofrecen alternativas más económicas, eficaces, eficientes y duraderas, esto permitirá que los procesos de fabricación contaminen menos en comparación a los métodos tradicionales, ya que estos requieren menos mano de obra, capital, tierra y energía.

En Sanitron contamos con numerosos equipos de la más alta calidad para el tratamiento de aguas que incorporan adelantos nanotecnológicos como las membranas de ultrafiltración, nanofiltración y ósmosis inversa. Estas se usan de manera habitual para la eliminación de sales disueltas y micro contaminantes. Las membranas actúan como barrera física capturando partículas y microorganismos más grandes que sus poros, además rechaza sustancias de manera selectiva.

  • Autor:

¿Tienes alguna duda sobre si este producto es ideal para ti?

Contáctanos ahora

Posts relacionados

  • En Ecuador aproximadamente se trata el 12% de las aguas residuales domésticas. Eso quiere decir que el 88% que no se trata, se...

    Leer más
  • Para poder entender de manera total cómo funciona un filtro multimedia y cuándo es necesario aplicar uno, es primordial conocer...

    Leer más
  • Históricamente, el avance en tecnologías para el tratamiento de aguas ha sido importante para el abastecimiento de agua potable...

    Leer más